El teatro es una entidad viva que ha ido evolucionando a lo largo de la historia. Siempre adaptándose a las necesidades del espectador mediante brillantes propuestas de actores, directores, dramaturgos y escenógrafos. Se dice que por más ensayo que se tenga, una función nunca será exactamente igual a la anterior, pues cada vez que se abre el telón y se anuncia la tercera llamada, comienza a girar un mecanismo complejo de engranajes que pone en marcha la máquina vital de ese gran monstruo llamado Teatro. Y aunque el texto sea el mismo, el marcaje idéntico, y se cuente con los técnicos más capacitados y los actores mejor disciplinados, siempre se producirá una chispa vital dadora de vida que desencadena una serie de acontecimientos que se están “viviendo” por primera vez sobre el escenario. Por lo que cada función es una nueva oportunidad para el espectador de hacer catarsis y poder conectarse con la historia que está presenciando.

Fuente: Art House México

Siguiendo de esta forma el curso de su evolución, surgió un nuevo formato de teatro donde podemos acceder de forma momentánea a pequeños fragmentos de grandes historias pero con una duración promedio de 20 minutos. Este es el denominado formato breve.

Fuente: Art House México

Haciendo una comparativa, son numerosas las ventajas que tiene el formato breve sobre el formato tradicional. En éste, el espectador tiene la oportunidad de entrar a un espacio reducido del tamaño de una habitación, donde puede estar cara a cara con los actores, viendo a detalle cada expresión facial, cada sensación, cada movimiento, formando parte de la historia y siendo cómplice del drama que ahí dentro se ha producido, de una forma tan íntima que su perspectiva se enciende y es capaz de plantarse dentro de los zapatos de los protagonistas.

Durante este breve lapso, el público puede disfrutar de una historia completa con todos los momentos esenciales que hacen ricos a un texto, llevando consigo ese pequeño regalo que han dejado los actores dentro de su mente y sus emociones. Para esto, no han pasado ni 30 minutos cuando la audiencia puede visitar alguno de los otros foros del lugar para vivir otra historia completamente distinta, con nuevos personajes, nueva escenografía, nuevo todo. Es decir, puede pasar de un foro donde se presenta una historia de amor trágica, a otro donde puede disfrutar una comedia de lo más ingeniosa, para posteriormente concluir con algún clásico adaptado a la vida moderna. ¡No hay límites! En una misma noche pueden presenciarse tantas obras como se desee.

Pensando en esto, la mayoría de los lugares donde se presentan obras de teatro en formato breve, han diseñado atractivos paquetes con los que el público puede entrar a ver varias funciones el mismo día, obteniendo un descuento para que su experiencia sea todavía mejor. Por esta razón, te invitamos a conocer Art House México, un lugar donde podrás vivir esta increíble experiencia, además de poder disfrutar de sus bellas instalaciones completamente remodeladas y una cafetería con los bocadillos más exquisitos de la zona. Ven a Art House México y déjate conquistar por todo el misticismo que vive en el teatro.

Fuente: Art House México

Escrito por Jesús Pacheco, Actor y Productor de Art House México.

Síguelo en sus redes sociales @jesuspachecoph

A %d blogueros les gusta esto: