Su atención por favor, esta es primera llamada, primera, primera llamada. (Un breve escrito de Ioné Cervantes dividido en las típicas llamadas previas a la representación.)


Fuente: Ioné Cervantes

Pedro Calderón de la Barca expuso (hace ya cuatro siglos) Uy que la más grande escenificación del mundo era la vida misma y los actores de esta gran representación era la gente representando día a día aquel personaje que nos había tocado jugar ante la sociedad.

El teatro en sí, es un universo, todo un mundo “armado” en la escena para la representación y el disfrute del público… porque, siendo sinceros, el morbo y las “ganas” de conocer y reconocer-me en lo que veo, escucho y siento en aquella representación, es lo que alimenta la psique, el alma, la razón y el corazón.

Incontables veces he asistido a representaciones que me han emocionado hasta las lágrimas, hasta la risa hilarante que a su vez me lleva de nuevo a las lágrimas… Incontables veces he salido “tocado”, pensando y reflexionando sobre lo visto, sobre lo escuchado y sobre lo que sentí al contemplar aquello en escena. ¿Y eso se logra en Art House? Ese es mi cometido y mi trabajo, que ocurra.

Ioné es escritor, director y, principalmente, actor. Un empedernido contador de historias, ya sea en letras o interactuando con algún compañero histrión. Y así como me gusta contar historias, me gusta que me cuenten historias, disfrutarlas y emocionarme con ellas ya sean largas o breves, comedias o tragedias, piezas o farsas. Y entonces tengo una complicada, pero apasionante, encomienda en mi trabajo: escudriñar entre aquellos textos y montajes que se presentan en uno de los más bellos recintos del teatro breve en la Ciudad de México, Art House. Mi labor es un trabajo con el cual no sólo estoy comprometido, si no que me divierte, me apasiona y me llena de vitalidad.

Fuente: Ioné Cervantes

Art House es ese lugar en el que se le ha abierto las puertas a aquellos nuevos talentos, creadores, creativos, artistas y grandes contadores de historias. La encomienda no es sencilla, no, el llevar una historia a escena es un trabajo arriesgado, es un trabajo complicado, uno donde el compromiso es de suma importancia. Y yo, yo estoy ahí para generar lazos, para general sinergia, para crear, pulir y formar una familia teatrera, una familia de artistas, y eso, eso es lo que más regocija a mi corazón, el lograrlo.

Yo soy parte de ese maravilloso equipo de trabajo liderado por Daisy Salazar, CEO de Art House, la mejor, por cierto, y quien me entregó su confianza para poder compartir y dialogar con aquellos artistas que vienen a instalarse e intervenir cada uno de los siete foros de aquella bella casa blanca en la Roma. Y sí, es una tarea con sus riesgos, no puedo mentir, pues al propiciar un dialogo con el talento y su comprensión, o con su cerrazón y soberbia de los muy temperamentales artistas (y es que así somos todos los artistas… locos, locos soñadores) podría ser o contraproducente o bien una conexión y comprensión tal en la que todos podamos aprender de todos y generar en conjunto.

Yo soy y siempre seré Art House. Gracias teatro, gracias Daisy, gracias vida.

Fuente: Ioné Cervantes

Escrito por Ioné Cervantes, Director, Dramaturgo, Actor y Director Artístico de Art House México

Síguelo en sus redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: